Noticias

Desarrollo local, planificación y desigualdades - Lic. Carlos Da Silva

Artículo realizado por Ignacio Ossola y Yoana Tomasella, ambos miembros del equipo de investigación de la Escuela de Gobierno, en base a una entrevista realizada al autor.

Las asimetrías existentes, tanto al interior del país como al interior de las provincias, nos obliga a repensar la importancia que asume lo local para alcanzar un desarrollo sostenible.

El desarrollo, como noción de análisis, debe partir de la innovación científico-tecnológica y la capacidad emprendedora local ya que como argumenta Madoery (2001)[1]estamos transitando el paso de una concepción del desarrollo asistido de manera exógena al territorio, por políticas de los gobiernos centrales e influjos externos, hacia otra visión de desarrollo generado endógenamente”. Es por ello, que en esta ocasión consideramos importante convocar a un estudioso del tema.

Carlos Alfredo da Silva es Licenciado en Ciencia Política y Licenciado en Relaciones Internacionales. Se desempeña como profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Es miembro fundador del Centro de Investigación, Docencia y Asistencia Técnica Mercosur (CIDAM-UNR), integrante Centro de Estudios del Desarrollo y Territorio (CEDeT-UNR) e integrante fundador del Observatorio y Grupos de Estudio sobre Malvinas - UNR.

Para iniciar la entrevista planteamos la cuestión de los cambios que el proceso de globalización ha provocado sobre la estructura del Estado y la sociedad en su conjunto, lo que nos llevó a preguntar ¿ha evolucionado el concepto de desarrollo local?

“Sí, personalmente pienso que la globalización/mundialización ha incidido tanto en la estructura del Estado Nacional como en las sociedades y lo ha modificado, porque esa globalización que se planteó en un primer momento como un proceso de homogeneización del planeta y del fin de las ideologías, -y del fin de los modelos socialistas reales-, nos ha dado un vuelco hacia el desarrollo local. Entendiendo al desarrollo local como un proceso multidimensional. Cuando hablamos de desarrollo no hablamos de crecimiento económico sino que hablamos de un desarrollo integral en todos sus aspectos y fundamentalmente la cuestión relacionada al territorio, es decir, ¿por qué el territorio? porque es donde actúa el hombre y la dimensión espacial es muy importante, lo mismo que la dimensión temporal y esto se debe tener en cuenta porque el concepto de desarrollo local hoy en día es un proceso que tenemos que contemplarlo de forma multidimensional desde lo político, lo territorial, lo histórico, lo cultural, y desde las distintas dimensiones en que interactúa el hombre. 

También hay un elemento a tener en cuenta, que dentro de ese desarrollo local en el tema de la identidad de cada territorio es muy importante el proceso educativo. El proceso educativo como el motor o la correa de trasmisión de valores y sobre todo de lo que significa para nosotros las tradiciones... a pesar de que hoy estamos atravesados por un multiculturalismo, no podemos hablar de esa supremacía de la raza blanca porque Argentina es un país compuesto por pueblos originarios, criollos, inmigrantes y extranjeros. Por lo tanto, en esa matriz del desarrollo local tiene que haber una impronta muy importante de cómo juegan las instituciones y cómo funcionan esas identidades con la cultura; ya que la cultura no es solamente lo artístico también hay una cultura política y otra relacionada a lo económico. Y no olvidemos que la cultura es muy importante al igual que la educación a través del campo simbólico”.

Entonces, ¿Cuánto puede contribuir que una localidad piense y planifique desde un enfoque de Desarrollo Local?

“Considero que contribuye en importancia extrema porque el Desarrollo Local tiene que convertirse en un proceso social, histórico, político y cultural de esa comunidad, -no nos olvidemos que el territorio es una construcción social- y esa construcción que hace una determinada sociedad se refleja en el proceso que llevan adelante a nivel institucional, de las tramas que aparecen entre los diferentes actores que tenemos en nuestras localidades.

Ahora bien, cuando hablamos de Desarrollo Local tiene que ser integral porque abarca lo rural no solo lo urbano. Cuando ustedes me hablan de localidad lo estamos centrando en lo urbano y el desarrollo es urbano y rural, en distintos momentos y distintas etapas. Además, se debe pensar como una categoría que no es solo económica sino también que tiene que reflejarse a escala humana -como lo planteó Manfred Max Neef, premio Nobel Alternativo, quien fuera profesor mío en su momento en Chile,  “el desarrollo a escala humana”-, porque podemos hacer obras pero a la comunidad también hay que prepararla a través de la educación y la cultura para que absorba las mejoras, por ejemplo, ¿cuál es el sentido de colocar una red digital 5.0? si no hemos capacitado tanto a los formadores como a la población, al pueblo, entendiendo a este último como categoría política.

Se debe planificar, sobre todo hoy en día donde nos encontramos ante un problema serio que es la escasez de los recursos; y ¡cuidado! que los seres humanos no son un recurso, son los principales actores, personas, personas éticas; tenemos que planificar porque no hay recursos infinitos, los recursos que necesitamos para un desarrollo local son finitos y los tenemos que mensurar y en la forma de lo que algunos autores llaman las tres (3) E, eficiencia, eficacia y efectividad. La efectividad se refiere a que se cumplan los objetivos que nos proponemos, por ejemplo, si nos proponemos el objetivo de pobreza cero que se cumpla. Por supuesto no se va a cumplir de un instante para otro pero hay que generar las bases y condiciones para que avance tanto en la coyuntura, mediano y largo plazo. Porque en la historia tenemos coyuntura y larga duración, nosotros estamos en una coyuntura en este momento que pueden ser de 10 años, pero la larga duración es el proceso que Argentina vive desde el año 2000 para acá, un poco antes desde el último tercio del Siglo XX, todo eso tenemos que tomarlo en cuenta, no somos seres aislados, eso que tanto se exalta como el individualismo o que somos emprendedores, ¡no! Necesitamos de la sociedad, vivimos en sociedad y en un territorio determinado”.

Sabemos que existen importantes asimetrías tanto al interior del país como al interior de las provincias ¿qué implicancias tienen en un proceso de desarrollo esas desigualdades?

“Totales, porque las desigualdades te marcan sobre todo desde dónde vos mirás y desde dónde te posicionas. Argentina es un país federal, bueno, si es un país federal ¿por qué tenemos todo centralizado y vivimos por y para Buenos Aires? y ahí entra nuevamente el territorio, la comunidad cuyo lazo importante tiene que ser la solidaridad y lo otro la historia, y aparte hay algo que dice una eximia geógrafa Doreen Massey[2], quien le asigna tres características cuando afirma que el espacio es producto de relaciones, como dimensión de la multiplicidad cuando afirma que si bien el capitalismo se impuso como sistema a nivel global pero no es igual su evolución en todos los países, generándose grandes diferencias territoriales. Por último, el espacio se encuentra en una constante construcción y reconstrucción, por ello es importante tener en cuenta las asimetrías de poder que se generan, lo que induce a la multiescalaridad del espacio.

Como nos plantea Saskia Sassen[3] vamos a tener asimetrías centralizadas en grandes polos o centros, lo que ella denomina ciudades globales. Propone que las grandes ciudades como Nueva York, Londres y Tokio son las que considera ciudades globales, en esas ciudades, las operaciones bursátiles y financieras que operan en dichas bolsas, el movimiento de capital, empresarios, empresas trasnacionales, etc. Ocurre lo mismo al interior  de Argentina, tenemos en el centro un gran núcleo que es la ciudad capital y después al interior tenemos regiones dominantes como puede ser la pampa húmeda, sojera, quedando NOA, NEA, Cuyo o la Patagonia, las cuales se encuentran poco integradas desde épocas inmemoriales. Si nos fijamos en Rosario, es el gran puerto por donde se exporta la mayor parte de la soja, aceite de soja, el pellet y todos los ferrocarriles en Argentina -desde el momento en que se construyeron- convergen hacia los puertos, con la idea de la ciudad-puerto. Hoy, frente a la globalización cuyo eje es el Pacífico, donde se sitúa el gigante chino, se intenta revertir con los llamados corredores bioceánicos, es decir, comunicar el Atlántico con el Pacífico -porque se ha transferido a partir de la globalización el eje al Pacífico proceso de globalización del eje atlántico al eje pacífico-, donde el eje pacífico está dominado por China, que es el gran inversor, la potencia que está planteándose una disputa del mundo con EE.UU. y para nosotros es el inversor, nuestro principal comprador por más que queramos alinearnos con EE.UU”.  

Relacionado a lo anterior, tenemos el sistema de coparticipación federal de ingresos públicos para reducir las asimetrías en la captación de recursos propios ¿En qué, considera usted, este sistema ayuda a corregir las asimetrías en los gobiernos locales? ¿Cómo los afecta, además, en términos de autonomía?

“A pesar de que la Constitución Nacional reconoce que las provincias son las que van a crear la Nación, -Nación sería una comunidad de lengua, raza etc.- y aquí lo que primero se creó fue un Estado Nacional, lo primero que surge en este mundo colonizado es el Estado-Nación que es creado por grupos oligárquicos y que justamente lo capturan, hay un texto muy interesante de Waldo Ansaldi sobre las Oligarquías titulado: “Frívolas y casquivanas, mano de hierro en guante de seda”, entonces esto es importante que ustedes tengan en cuenta porque en el caso argentino la coparticipación genera indefiniciones y las autonomías provinciales habían sido en muchos casos avasalladas por el Gobierno Nacional y por el Gobierno de Buenos Aires; porque acá pensamos, vivimos y nos transformamos en función de la Ciudad de Buenos Aires y la coparticipación tendría que ser mucho más equitativa, equilibrada y a su vez que se transfieran recursos desde las provincias más desarrolladas hacia las más empobrecidas, por ejemplo, tenemos que pensar en equilibrar el país porque tenemos cabezas de Goliat pero un Estado raquítico y con un población distribuida en forma insuficiente y muy inequitativa, eso es importante a tener en cuenta. Entonces, ¿cuál es el grado de autonomía de las provincias? por ejemplo, cuando firmaron el último pacto fiscal y recientemente la quita del impuesto al valor agregado (IVA) a ciertos productos que componen la canasta básica, es decir, se tomó una decisión sobre lo que se coparticipa.

Hay recursos que pueden ser genuinos de todos y deberían ser de todos los que somos ciudadanos, -ciudadanos somos desde el momento que nacemos hasta el momento que nos vamos de este suelo, suelo también como categoría de patria-. Entonces nos tenemos que sentar a dialogar y sobre todo a negociar. Considero que existen provincias que están en situaciones mucho más desfinanciadas que otras, pero no se soluciona solamente con traspasarle funciones sin el correspondiente presupuesto para afrontar las persistentes asimetrías. Por eso considero que, el próximo gobierno que surja de las urnas buscará la creación de un pacto en donde estén todos los actores involucrados y se discutan las bases para el federalismo, la coparticipación y las autonomías provinciales, entonces tendremos cierto consenso, a pesar de que la palabra consenso no es la que más representativa, porque acá tendríamos que ir a un pacto de ganar-ganar y no, de unos ganan y otros pierden.

Aparte no es lo mismo Chaco con su situación sociopolítica económica a la situación que puede tener Santa Fe que es su vecina, a pesar que en las dos se cultiva soja mayoritariamente”. 

Ahora bien, enfocándonos en los gobiernos municipales, y teniendo en cuenta el traspaso de competencias desde el gobierno provincial hacia el municipio o comuna, ¿en qué medida tienen los municipios competencia para poder planificar a largo plazo a partir de los recursos con los que cuentan? es decir ¿es posible empujar al desarrollo local a partir de las configuraciones regionales que puedan potenciar las competencias?

“Al respecto, considero que en toda Latinoamérica se impone un pensamiento que los países se unan para  mejorar sus condiciones de desarrollo y de negociación con los países centrales y acá pasa lo mismo, las provincias y las regiones/municipios se tienen que sentar a negociar con el gobierno central para mejorar las condiciones, ¿cuáles son esas condiciones? no es solo la recaudación de impuestos, la política fiscal y la coparticipación sino también la diagramación y planificación de la infraestructura, educación, salud, entre otros. Porque si seguimos así, quieren transferir los gobiernos provinciales a los Municipios, generándose la situación centro-periferia, a modo de ejemplo, la salud, en el caso del municipio Rosario que atiende a pacientes de los municipios del área metropolitana del Gran Rosario y sur de Santa Fe. Es por ello, que la salud pública tiene que ser atendida por las provincias. Lo mismo ocurrió cuando a partir de la Ley Federal se le transfirieron a las provincias los jardines, las escuelas primarias, secundarias y los institutos superiores pero no se le dio el presupuesto correspondiente, entonces ¿que se le transfirió? responsabilidades. Pero las provincias no son todas iguales y tienen problemas serios de inequidad social, política, educativa, económica y cultural y se tuvieron que hacer cargo de todo un proceso, como consecuencia la educación pública se desfinanció perdiendo así muchísimos alumnos y eso es lo que llevó como dice nuestro actual presidente, a que caigamos en la educación pública. Un gravísimo problema que tiene la educación hoy, es no saber que es una fuente de inversión, porque la salud como la educación son una inversión, no gastos. Lo mismo que la seguridad social para los adultos mayores, es inversión que hace un país para mantener un cierto estado de bienestar integral, y que el estado de bienestar lo que implica es el desarrollo.

Y por lo tanto, creo que esas configuraciones regionales que se hagan tienen que obedecer a ciertas premisas básicas de poder unir solidariamente. Todo esto parece muy teórico pero hay que sentarse con los diferentes actores para que observen y hagan una mirada sobre ese territorio, sobre ese espacio y que se tenga en cuenta lo que han compartido pero también hay que despojarse de la mentalidad colonizada. Porque estamos ¡muy colonizados!”.

Pensando en Chaco, una provincia que posee tantos municipios (más precisamente 70, divididos en tres categorías municipales) pero que casi el 40% de la población se concentra sólo en uno, ¿cómo puede pensarse una descentralización de servicios como la salud o educación, que se garantice en todo el territorio?

 “Planificando, y mirando las condiciones que tenés presentes en cada municipio, haciendo un diagnóstico concreto y correcto. No es lo mismo el polo Resistencia-Barranqueras, el polo Rosario-Santa Fe capital, a lo que puede ser el polo de la ciudad de Tostado -que está en el norte chaqueño-santafesino-, o en el caso de zonas como el Impenetrable o más allá de Roque Sáenz Peña. Hay que considerar con qué recursos cuentan estos municipios que tienen distintas categorías, y de qué manera aúnas esfuerzos alrededor de lo nuclear, sobre todo salud, -salud para toda la población, desde el momento mismo de la concepción de la persona hasta su fallecimiento-, darle una cobertura. Con la educación pasa lo mismo, porque la educación es un proceso permanente y continuo, siendo el conocimiento acumulativo y necesario para poder avanzar en otras etapas. Pero la educación hasta el momento, a pesar de que hay una ley nacional de la etapa del gobierno del ex-presidente Néstor Kirchner, que hace obligatoria la educación secundaria, hay mucha deserción, y pareciera que todo pasa por las estadísticas. Hay que tener estadísticas pero el que más se involucra siempre es el municipio o la comuna con su comunidad, y ahí es donde está también el planteo de quienes son los elegidos para aglutinar la solidaridad de esa comunidad, y como se representa.

Además para pensar el tema de la descentralización, como he dicho, se tienen que sentar los diferentes actores y no se debe legislar desde un escritorio. Porque la política abarca todo, el hombre es un ser político, es un ser gregario, la política nos atraviesa en todas nuestras manifestaciones, entonces, hay que sentarse a dialogar con los otros actores que conforman y con ese otro, que no es mi enemigo. Se habla mucho de la grieta, la cual arrancaría el 25 de mayo de 1810, si queremos buscar entre morenistas y saavedristas donde la lucha terminó con el grupo conservador encabezado como los unitarios y centralizando. Aquí pasa lo mismo, cada ciudad capital centraliza y lo que hay que hacer es descentralizar.

Entonces, para descentralizar tenés que tomar en cuenta a los diferentes actores y llevar adelante políticas que permitan planificación y un nivel de consenso básico entre los distintos actores, que sean de ideologías diferentes, porque la ideología atraviesa al hombre”.

 Casi finalizada nuestra conversación, pensando en una visión más de largo plazo preguntamos ¿Cuáles considera que son los desafíos que deben afrontar las provincias para alcanzar un verdadero desarrollo sostenible?

“Pienso que el principal desafío es reconstruir ideas de solidaridad en la sociedad, de pensar que justamente, el ser humano vive y habita un territorio, que pertenece a ese territorio y está atravesado por múltiples circunstancias que tienen que hacer que esa persona se sienta ¡parte!, y que actualmente no sucede. Es ese uno de los problemas que enfrentan muchos gobiernos locales, nacionales y latinoamericanos, porque se prioriza una mirada economicista-neoliberal por encima de una mirada social, política y cultural. Hay que buscar al desarrollo, ¡porque el desarrollo no es golpear el piso y decir acá hay asfalto!, si escuchamos las publicidades por poco podríamos ir en carreteras nuevas desde Buenos Aires al Distrito Federal mexicano, y no se hizo eso.

Lo que sí hay que pensarlo, por ejemplo, tenemos el caso del territorio de TIPNIS[4] en Bolivia. Allí querían construir una carretera que dividiera en dos a un parque nacional donde hay una fauna, existen recursos naturales, -hay recursos muy importantes, no se olviden que por ejemplo, Bolivia-Chile y Argentina tienen el 94% del litio, que va a hacer el futuro para las pilas y los autos eléctricos y los teléfonos celulares- y la gente, la comunidad se puso de acuerdo y planteó que el territorio y el camino no fueran afectados porque estaba la fauna. En Sudamérica se viene desmontando, en silencio, la Amazonia, actualmente se incendió una gran parte para generar territorios a sembrar con soja o criar ganado. Ya que hay problemas serios de salud por la aplicación del glifosato y el consiguiente aumento de cáncer, y por otro lado, el desgaste del suelo, estamos agotando al suelo con el cultivo de soja, la mayoría de las provincias están con un proceso muy alto de sojización.

...Somos una sociedad que tiene que demandar, por eso también estoy de acuerdo que la gente se pare frente a nuestros representantes, porque ellos nos representan y está en el preámbulo y en toda la Constitución Argentina, -como en las constituciones latinoamericanas, en su mayoría-, tienen que trabajar para nosotros”.

 Luego de transcurrido unos cuarenta minutos de entrevista, le agradecimos por su buena predisposición teniendo en cuenta los tiempos acotados por sus compromisos laborales, y nos despedimos con un cálido abrazo.

Entre las nociones que sobresalen para lograr un desarrollo sostenible que nos dejó esta charla podemos mencionar la importancia del desarrollo originado desde lo local como así también los desafíos de nuestro país y región de involucrar a todos los actores y reconstruir ideas de solidaridad en la sociedad.


[1] Extraído de http://biblioteca.municipios.unq.edu.ar/modules/mislibros/archivos/Madoery.pdf

[2] Massey, Doreen (2007): Geometrías del poder y la conceptualización del espacio, Conferencia dictada en la Universidad Central de Venezuela, Caracas, 17 de setiembre.

[3] Saskia Sassen (1991), quien introduce el término ciudades globales en su libro publicado en 1991 “La ciudad global”

[4] Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure

Contacto Detallado

Dirección

Roque Sáenz Peña 143
Resistencia, CP 3500

Correo Electrónico

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono

0362 444-9433

Contacto Rápido

Facebook

JoomShaper