Noticias

Panel de Debate: "Energía y Desarrollo. ¿crisis energética o crisis del modelo?

el pasado Jueves 7 de Junio, en el marco de la Conferencia “Energía y Desarrollo: ¿crisis energética o crisis del modelo?”, se presentaron en la Escuela de Gobierno distintas miradas de una temática muy relevante para la sociedad argentina.

En primer lugar expuso Esteban Serrani, Doctor en Ciencias Sociales de la UBA e Investigador del CONICET. Su presentación se inscribió en la necesidad de recuperar la concepción de que la energía es un bien estratégico para la economía nacional. En este sentido, primero identificó una serie de problemas estructurales del sector energético, vinculados a la escasa participación de Estado en los segmentos de fijados de precios, la alta dependencia gasífera de la matriz energética y la dolarización de los tarifas de los servicios públicos. En segundo lugar, presentó propuestas para un Programa Integral de Autoabastecimiento Energético, y entre las principales propuestas argumentó la necesidad de diseñar un nuevo esquema a mediano plazo de incentivos a la producción local de energía para sustituir importaciones de GNL, con metas claras de producción y reposición de reservas. Asimismo, avanzar en la des-dolarizar de los precios energéticos para evitar quedar expuesto tanto a la dinámica internacional como a la inestabilidad de la política monetaria local, generando mecanismos de actualización de precios en base a la dinámica interna del nivel de actividad, los salarios, el IPC, etc. Al mismo tiempo los precios energéticos deberían estar diferenciados para los distintos segmentos que generan empleo y mueven la actividad económica local. Especialmente para Chaco,  presentó la urgencia de impulsar una ley donde se considere al servicio de distribución de garrafa como un servicio público, ampliando y asegurando el acceso a toda la población con precios razonables regulados estatalmente.  

Fuente: soporte visual del Dr. Esteban Serrani durante su exposición

 

En segundo lugar expuso Diego Roger, Magíster, Dirección Estratégica y Tecnológica del ITBA y Responsable de Desarrollo Sectorial y Vinculación Tecnológica en CIPIBIC Argentina. Inició su presentando afirmando que el subdesarrollo argentino tiene una estrecha relación con los cuellos de botella energéticos. En ese marco, la dependencia tecnológica en el campo de la energía es un obstáculo para el desarrollo del país. En consecuencia, en una estrategia de desarrollo bien pensada, industria, tecnología y recursos naturales no se oponen sino que se complementan. Así propuso usar a la energía como palanca para el desarrollo diseñando políticas que permitan capturar la renta de los recursos naturales para ser utilizadas en la producción de rentas de innovación. Para ello, resulta esencial pensar diseños financieros innovadores permite capturar y canalizar rentas para los procesos de aprendizaje, desarrollo de mercados e innovación. Por último, Para la Provincia de Chaco identificó una serie de propuestas que, en el corto-medio plazo, deberían estar vinculadas al desarrollo del biogas, biomasa, solar fotovoltaico, en el sentido de la energía como colateral para bajar costos en procesos industriales y/o hacer posible s nuevos negocios, sumando actores para desarrollar masa crítica, abordajes desde el triángulo de Sábato. Para el medio-largo plazo, aparecen oportunidades en termosolar, pero Requiere trabajo de fondo y una hoja de ruta. 

Fuente: soporte visual del Mg. Diego Roger durante su exposición

 

El cierre de la Conferencia estuvo a cargo del Intendente de la Ciudad de Resistencia, Contador Jorge Capitanich. Su presentación se inició afirmando que la energía es un insumo clave para todo proceso de desarrollo económico con base industrial, que busque agregar valor a la producción, generar empleo y distribuir el ingreso. En este sentido, para analizar la política energética nacional ésta debe estar inscripta en la dinámica geopolítica internacional, en las disputas entre países productores de energía y países consumidores e importadores, que en las últimas décadas configuraron un escenario internacional de inestabilidad de precios y de transformaciones a la par del autoabastecimiento y la estrategia exportadora desplegada por Estados Unidos, que reconfigura gran parte de la diplomacia internacional. En este contexto, la matriz energética argentina debe propender a reducir su dependencia gasífera y avanzar en un proceso de diversificación energética hacia fuentes de energía limpia, que son el futuro sostenible de la humanidad. Finalmente, aclaró que esta estrategia debe enmarcarse en un programa de desarrollo basado en energía barata, alimentos baratos, sueldos altos, un tipo de cambio competitivo y tasas de interés que incentiven la inversión productiva, para generar un modelo de base exportadora sustentable, que tenga como finalidad la distribución funcional del ingreso y la inclusión social.

 

El marco de la Conferencia “Energía y Desarrollo: ¿crisis energética o crisis del modelo?”, se presentaron en la Escuela de Gobierno distintas miradas de una temática muy relevante para la sociedad argentina.

En primer lugar expuso Esteban Serrani, Doctor en Ciencias Sociales de la UBA e Investigador del CONICET. Su presentación se inscribió en la necesidad de recuperar la concepción de que la energía es un bien estratégico para la economía nacional. En este sentido, primero identificó una serie de problemas estructurales del sector energético, vinculados a la escasa participación de Estado en los segmentos de fijados de precios, la alta dependencia gasífera de la matriz energética y la dolarización de los tarifas de los servicios públicos. En segundo lugar, presentó propuestas para un Programa Integral de Autoabastecimiento Energético, y entre las principales propuestas argumentó la necesidad de diseñar un nuevo esquema a mediano plazo de incentivos a la producción local de energía para sustituir importaciones de GNL, con metas claras de producción y reposición de reservas. Asimismo, avanzar en la des-dolarizar de los precios energéticos para evitar quedar expuesto tanto a la dinámica internacional como a la inestabilidad de la política monetaria local, generando mecanismos de actualización de precios en base a la dinámica interna del nivel de actividad, los salarios, el IPC, etc. Al mismo tiempo los precios energéticos deberían estar diferenciados para los distintos segmentos que generan empleo y mueven la actividad económica local. Especialmente para Chaco,  presentó la urgencia de impulsar una ley donde se considere al servicio de distribución de garrafa como un servicio público, ampliando y asegurando el acceso a toda la población con precios razonables regulados estatalmente. 

En segundo lugar expuso Diego Roger, magister Magíster, Dirección Estratégica y Tecnológica del ITBA y Responsable de Desarrollo Sectorial y Vinculación Tecnológica en CIPIBIC Argentina. Inició su presentando afirmando que el subdesarrollo argentino tiene una estrecha relación con los cuellos de botella energéticos. En ese marco, la dependencia tecnológica en el campo de la energía es un obstáculo para el desarrollo del país. En consecuencia, en una estrategia de desarrollo bien pensada, industria, tecnología y recursos naturales no se oponen sino que se complementan. Así propuso usar a la energía como palanca para el desarrollo diseñando políticas que permitan capturar la renta de los recursos naturales para ser utilizadas en la producción de rentas de innovación. Para ello, resulta esencial pensar diseños financieros innovadores permite capturar y canalizar rentas para los procesos de aprendizaje, desarrollo de mercados e innovación. Por último, Para la Provincia de Chaco identificó una serie de propuestas que, en el corto-medio plazo, deberían estar vinculadas al desarrollo del biogas, biomasa, solar fotovoltaico, en el sentido de la energía como colateral para bajar costos en procesos industriales y/o hacer posible s nuevos negocios, sumando actores para desarrollar masa crítica, abordajes desde el triángulo de Sábato. Para el medio-largo plazo, aparecen oportunidades en termosolar, pero Requiere trabajo de fondo y una hoja de ruta.

El cierre de la Conferencia estuvo a cargo del Intendente de la Ciudad de Resistencia, Contador Jorge Capitanich. Su presentación se inició afirmando que la energía es un insumo clave para todo proceso de desarrollo económico con base industrial, que busque agregar valor a la producción, generar empleo y distribuir el ingreso. En este sentido, para analizar la política energética nacional ésta debe estar inscripta en la dinámica geopolítica internacional, en las disputas entre países productores de energía y países consumidores e importadores, que en las últimas décadas configuraron un escenario internacional de inestabilidad de precios y de transformaciones a la par del autoabastecimiento y la estrategia exportadora desplegada por Estados Unidos, que reconfigura gran parte de la diplomacia internacional. En este contexto, la matriz energética argentina debe propender a reducir su dependencia gasífera y avanzar en un proceso de diversificación energética hacia fuentes de energía limpia, que son el futuro sostenible de la humanidad. Finalmente, aclaró que esta estrategia debe enmarcarse en un programa de desarrollo basado en energía barata, alimentos baratos, sueldos altos, un tipo de cambio competitivo y tasas de interés que incentiven la inversión productiva, para generar un modelo de base exportadora sustentable, que tenga como finalidad la distribución funcional del ingreso y la inclusión social.

Contacto Detallado

Dirección

Roque Sáenz Peña 143
Resistencia, CP 3500

Correo Electrónico

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono

0362 444-9433

Contacto Rápido

Facebook

JoomShaper